Uno de los factores más importantes para disfrutar de una buena fumada en nuestra pieza favorita será la limpieza de la misma.

Fumar en un bong sucio aparte de ser muy desagradable es todo un error, no saboreamos completamente la muestra y el efecto también suele ser diferente. Si es la primera vez que lo limpias te darás cuenta que la suciedad no se quita fácilmente, se forma una especie de pasta negra pegajosa y con un olor nada apetecible.

En esta ocasión muestro cómo limpiar nuestras piezas favoritas de la forma más fácil que existe, con materiales que todo el mundo tiene en casa.  Para así poder tener una experiencia cannábica como es debido:

¿Y tú limpias frecuentemente tu Bong?