Aunque la noticia tiene ya casi un mes de antigüedad me parecía importante dedicarle un poco de tiempo.

El día 26 de mayo de 2015 se realiza una redada policial en un dispensario de cannabis en Santa Ana, muchos de los propietarios de otros dispensarios ya habían notificado con anterioridad el uso de la fuerza indiscriminada por parte de los agentes de policía.

Entran a la fuerza con armas en mano, intimidando a todos los consumidores y pacientes que se encuentran en ese momento en el dispensario. Para luego expulsarlos y burlarse de alguno de ellos.

Ahí no queda todo, después se dedican a destrozar todas las cámaras de seguridad sin el más mínimo remordimiento, pata de cabra en mano y a dar golpes hasta romper la gran mayoría. Los dueños ocultaron algunas porque sospechaba que algo así podía pasar.

Algunos agentes empiezan a ingerir comestibles con cannabis, otros se ponen a jugar a los dardos como si nada.

url

El dispensario fue intervenido al parecer por operar ilegalmente en la ciudad. El Departamento de Policía envió una orden de cese, el 26 de febrero, pero el dispensario permaneció abierto. Anunció el jefe de policía de Santa Ana, Carlos Rojas.

“Nuestra expectativa para los funcionarios es que actúan profesionalmente en todo momento”.

“Yo no creo que sea justo para los oficiales lanzar acusaciones basadas ​​en un vídeo editado,”

Este video se dio a conocer gracias al abogado Mateo Pappas, actualmente los implicados se encuentran en suspensión.

Se calcula que llegaron a producir más de 100.000 dólares en daños.

“Nos aseguraremos de que todos los protocolos de investigación se siguen para asegurar que ningún oficial ingiera cualquier marihuana”.

Más información

Sobre El Autor

Wake N' Bake