Diseño9.5
Calidad9
Tamaño9.3
Precio8
Positivo
  • Dispensador de papel
  • Cenicero
  • Gran calidad y diseño
Negativo
  • Nada destacable
9Nota Final
Puntaje De Lectores: (4 Votos)
9.2

Tal vez uno de los accesorios más usados por los consumidores de cannabis sea el grinder, es raro encontrarse con alguien que no tenga uno, aunque sea de esos de plásticos con la bandera jamaicana, los que casi regalan en ferias y grows.

Este accesorio nos facilitará el trabajo de picar nuestra hierba, sin necesidad de invertir mucho tiempo y sin mancharse mucho los dedos de resina. Personalmente no suelo usar grinder, a no ser que tenga en mente liarme algún canuto. Los usuarios de pipas y bongs en muchas ocasiones prefieren sentir la hierba con los dedos y desmenuzar lo justo para poder fumarla, a veces directamente sin romper el cogollo. De esta forma la fumada en pipa es mucho más lenta, si se grinda la hierba totalmente al fumarla en bong logramos una fumada muy rápida, con un humo muy denso (milk bong, el humo parece leche). Puede llegar a ser hasta desagradable.

Luego están los usuarios de vaporizadores, donde es necesario grindar bien la hierba para conseguir una experiencia satisfactoria.

En esta ocasión analizamos un grinder muy especial, de la empresa americana Phoenician. Una compañía con un largo recorrido en el sector, fabrican y diseñan sus productos en Estados Unidos, bajo unos estándares claros de calidad. Su objetivo es dar soporte a los consumidores de cannabis medicinal, aportando en el mercado un producto que pueda satisfacer sus necesidades.

Review Phoenician Grinder (3)

Este grinder es más grande que los habituales, así que si pensabas que tu grinder era grande es que no conocías la versión americana. Su diseño es muy elegante y moderno, disponible en diferentes colores con acabado metálico (Azul, gris, violeta, rosa, verde, amarillo, rojo, negro, etc).

Tiene un tacto liso, que no es molesto como en otros grinders, ya que en este caso vemos una serie de pequeños salientes que evitan que la mano resbale mientras grindamos. La sujeción es muy firme.

Review Phoenician Grinder (1)  

Pero lo más importante, tiene un espacio para guardar nuestro librillo de papel (1 ¼) y un espacio para cenicero, aunque yo le veo más utilidad como lugar donde poner la hierba, el kief, mientras lio el canuto o estoy fumando en el bong. Tiene un tamaño de 8.2 cm de diámetro, 5.6 cm de altura y un peso de unos 255 gramos. Nada más tenerlo en la mano da muy buena impresión.

Review Phoenician Grinder (4)

Está fabricado con aluminio pulido de alta calidad con grado aeroespacial, lo que nos asegura la durabilidad, resistencia y la facilidad a la hora de limpiar el producto.

Que el aluminio tenga grado aeroespacial no deja de ser una pijada, pero tal vez esta sea la diferencia entre un grinder para usuarios medicinales y un grinder para usuarios lúdicos. Lo veo más como un plus añadido.

Si le damos la vuelta veremos un grabado de fabricación en USA, número de serie y la página web. No es algo esperpéntico, ni daña el diseño final del producto.

Review Phoenician Grinder (18)  

Aquí vemos una comparativa, el grinder de la derecha aunque parezca mucho más pequeño, es de tamaño normal-medio. La diferencia es impresionante.


Review Phoenician Grinder (5)

Es una única pieza de aluminio, que han ido tallando, de esta forma evitamos que una de las aletas o dientes pueda romperse. Están muy afiladas, no tanto como cuchillas, pero muy afiladas. Dispuestas de modo es que no quede ramita por grindar.

Dispone también de un potente imán de neodimio. Será prácticamente imposible que la tapa se suelte por sí sola, aun transportándolo en una mochila mientras montamos en bicicleta.

Review Phoenician Grinder (8)

El tamaño es un factor clave que al principio no me importaba mucho, pero ahora me doy cuenta de la comodidad de grindar grandes cogollos sin tener que partirlos o hacer mucha presión. Mientras en el grinder de la izquierda apenas entra ese cogollo, incluso partido tendríamos que apretarlo mucho, en el otro entra y sobra para unos cuantos más.  

Review Phoenician Grinder (6)

Al tratarse de un grinder con 4 partes, podremos almacenar el polen que caiga de los cogollos grindados. Y un detalle muy de agradecer es que incluyen una pua de plástico para poder recolectar el kief fácilmente. La base es totalmente lisa, con cierta curvatura, evitando ángulos de 90º, de esta forma será más fácil recoger el polen. Otro problema habitual con los grinders es que al cabo de un tiempo la malla termina muy sucia. Phoenician se asegura que puedas retirar la malla una vez esta no se encuentre en las condiciones óptimas. Solo necesitas una llave allen.

Review Phoenician Grinder (13)

Tenía mis dudas al usar el cenicero como tal, imaginaba que acabaría muy sucio, pero nada que ver. La limpieza como dije anteriormente es muy fácil, usando alcohol quedará como nuevo, aunque el cenicero no le hace falta, con una servilleta o un trapo estará como el primer día.

Review Phoenician Grinder (33)

He quedado gratamente sorprendido tanto con la calidad, como con el diseño, es un producto muy recomendable, sobretodo para usuarios de vaporizadores. También sería interesante disponer de un par ellos en asociaciones cannábicas, para que todos los socios puedan hacer uso de él.  

Review Phoenician Grinder (15)

Añado el vídeo review de nuestro canal de YouTube para que puedan verlo en acción.

Encontramos al Phoenician Grinder grande de cuatro piezas a un precio de 120 dólares, 80 dólares el modelo mediano y 60 dólares el modelo más pequeño.

Review Phoenician Grinder