En estos últimos años, cada vez es más habitual ver vaporizadores en series, peliculas, videos musicales, documentales, programas de televisión, etc. No es un secreto la increíble popularidad que han ido ganando en poco tiempo, a pesar de ser una tecnología que ya lleva mucho tiempo entre nosotros. Para ser exactos desde 1963, cuando Herbert Gilbert presentó su “cigarrillo sin humo” o “smokeless non-tobacco cigarette”. Se dice que fue el primero, porque Herbert Gilbert, fue el primero en registrar la patente en 1965. Pero es necesario recordar que llevan existiendo vaporizadores elaborados de forma rudimentaria y artesanal desde hace más de 1.500 años.  

Como sabrán un vaporizador es un dispositivo utilizado para extraer determinados compuestos esenciales (cannabinoides en este caso) de hierbas secas, extracciones o líquidos, sin quemar esa sustancia. Usando una fuente de calor a una temperatura controlada y un flujo de aire constante, que nos permitirá vaporizar esos compuestos sin necesidad de combustionar. 

Esto nos permite tener una experiencia mucho más limpia, pura y con menores efectos negativos a largo plazo.

Como es lógico existe una amplia gama de vaporizadores en el mercado, de todo tipo de tamaños, diseños, características y precios. Y en muchas ocasiones una oferta tan amplia de dispositivos puede llegar a marear y confundirnos sobre cuál es el mejor producto para el uso que le vamos a dar. Por ello voy a resaltar los puntos, que bajo mi punto de vista, son los más importantes a la hora de comprar nuestro primer vaporizador, sin morir en el intento. 

USO Y PORTABILIDAD

En primer lugar, tenemos que plantearnos el uso que le vamos a dar al vaporizador. ¿Vamos a consumir sólo flores o también concentrados? ¿Será complementario a otras formas de consumo (tinturas, comestibles, fumar, etc) ? ¿Cuántas veces al día, semana o mes vas a utilizarlo? ¿Es posible reemplazar piezas una vez estas vayan acortando su vida útil? 

Son las preguntas típicas que tenemos que respondernos. Y la más importante, ¿estamos buscando un vaporizador de escritorio o uno portable? 

En general los vaporizadores de escritorio son muy superiores a los portátiles, por razones obvias. Si tu consumo suele ser exclusivamente en casa, quieres sesiones largas, precisas y eficientes. Y el precio no es un problema, lo más probable es que prefieras un vaporizador de escritorio. 

Si por el contrario tu consumo rara vez es en casa, viajas con regularidad, valoras un dispositivo ligero y discreto. Probablemente debas decantarte por un vaporizador portátil. 

Por ejemplo el DKHaze 2.0 EVO, que analizamos recientemente nos ofrece la posibilidad de usarlo cómodamente en el exterior, pero al mismo tiempo dispone de una boquilla de silicona para que podamos aprovechar nuestro bong o pipa de agua y usar nuestro vaporizador casi como si fuera un vaporizador de escritorio. 

MÉTODO DE CALENTAMIENTO 

En este apartado podemos encontrar vaporizadores de convección, conducción o híbridos. La diferencia entre estos métodos es la fuente de calor, por ejemplo en un dispositivo de convección, el hornillo o elemento de calentamiento se encuentra alejado de la cámara de vaporización. Una vez este alcance la temperatura seleccionada es cuando empezar a inhalar, de tal forma que el aire caliente pase por la materia vegetal o el concentrado de forma precisa. Las ventajas de este tipo de vaporizadores son principalmente un menor riesgo de combustión y una mayor calidad del vapor.

Sin embargo, a día de hoy los vaporizadores portátiles de alta gama de conducción, son prácticamente similares en cuanto al resultado final. 

Por norma general, los vaporizadores de convección suelen ser ligeramente más caros que los vaporizadores de conducción. 

EFICIENCIA Y AUTONOMÍA

Es fundamental que prestemos especial atención al apartado de la batería. Si vamos a escoger un vaporizador de escritorio esto no es importante. Pero si estamos buscando un vaporizador portable, este apartado es fundamental. 

No solo en función de la autonomía del dispositivo, también en cuanto a la facilidad de reemplazar la bateria despues de unos años de uso continuado. La vida útil de las baterías con el tiempo se va reduciendo poco a poco hasta que llega un punto que es prácticamente imposible usar el dispositivo. Por eso, si nuestra idea es tener un vaporizador portátil muchos años, vamos a procurar que la garantía cubra el mayor número de años posible o que en cualquier caso tengamos a la opción de reemplazar fácilmente las baterías. 

CONTROL DE TEMPERATURA

Si queremos saber exactamente la temperatura a la que estamos vaporizando es importante tener un control de temperatura de calidad, que nos permita fijar de manera exacta o cambiar entre perfiles de temperatura. 

En los 155ºC encontramos el punto de ebullición del THC, a los 165ºC el CBD, a los 185ºC el CBN, a los 220ºC el CBC…

LIMPIEZA Y MANTENIMIENTO

El vaporizador que compremos debe permitirnos un acceso fácil y rápido a las diferentes partes del mismo (boquilla, cámara de vaporización, conducto de vaporización, rejillas, etc). Si estas zonas están bloqueadas al final con el uso, la suciedad generada irá deteriorando la calidad del vapor y acortando la vida útil del dispositivo.

PRECIO Y GARANTÍA

Como pasa con todo, no siempre lo más caro implica mejor calidad. Por regla general y según lo que he podido analizar en cuanto a vaporizadores, suelen tener un coste bastante razonable para lo que ofrecen. Con algunas excepciones, claro.

Como ya expliqué anteriormente el precio depende del tipo de vaporizador. Los vaporizadores de conducción son más económicos que los vaporizadores de convección. Y los vaporizadores de escritorio más caros que los vaporizadores portátiles. Si estamos buscando un vaporizador de escritorio debemos movernos entre 600-300 euros aproximadamente. En cuanto a vaporizadores portátiles entre 300-70 euros.

Y finalmente la garantía, un detalle que mucha gente pasa por alto, pero que es muy importante. Algunas empresas se limitan al año o a los dos años de garantía como máximo y existen otros dispositivos como el DKHaze 2.0 EVO que ofrece una garantía de por vida, un detalle muy interesante.

Existen otros apartados importantes, pero teniendo estos seis puntos claros, seremos capaces de elegir con éxito nuestro primer vaporizador, sin morir en el intento. Otro consejo importante es el de buscar primero en internet opiniones de otros usuarios para saber si el dispositivo encaja realmente con nuestras necesidades.

Sobre El Autor

Wake N' Bake