El consumo de determinadas genéticas de marihuana, en especial aquellas con una predominancia indica, suele provocar en el individuo un aumento del apetito, también ayuda a la reducción de la ansiedad y la depresión. Por lo tanto tenemos una medicina perfecta que no solo se limita a generar un aumento del apetito, también a mejorar muchos aspectos de la vida diaria, para ello es necesario un control y unas dosis determinadas. Tengamos presente que un consumo elevado puede tener el efecto contrario y hacer que desaparezca ese aumento del apetito.  

Por supuesto todo esto lo respaldan varios estudios, como el del grupo de investigación del Doctor Pedro Grandes del Departamento de Neurociencias de la Facultad de Medicina y Odontología de la UPV publicado en el año 2010. El consumo de cannabis puede ser útil contra diferentes trastornos alimentarios, como la anorexia.

En este artículo reunimos cinco de las variedades con mayor potencial para abrir el apetito, para la reducción de la ansiedad y aquellas que sean recomendables para personas con cierto grado de depresión, variedades con un importante valor medicinal.

OG Kush

ogkush

Quizás la genética más popular desde hace mucho tiempo, está en boca de todo el mundo y no es para menos, la OG Kush es una obra maestra.

Se trata de un cruce muy peculiar: Chemdawg x Lemon Thai x Pakistani Kush, un híbrido que sorprende por su abundancia de THC llegando a niveles de 24% o superiores. Y gracias a su predominancia indica (75%) el high no será tan descontrolado como en genéticas más sativas.

El efecto es demoledor pero sin llegar a dejarte fuera de serie, suele dar algo de sueño por lo que es una genética más bien para terminar el día, además genera mucho apetito.

 

Afgooey

afgooey (2)

Una desconocida para muchos, se trata de otro híbrido, pero por sus características podríamos hablar directamente de una indica, es un cruce de Afgani 1 x Maui Haze.

Sus niveles de THC rondan desde el 12% hasta el 19% y los niveles más altos de CBD están por el 0,21%. Es muy buena para cocina cannábica (14% THCA) y una solución para problemas de migrañas, dolor crónico, abrir el apetito y para la depresión.

Hash Plant

Hashplant

Otra delicatessen para los amantes de las indicas. Se trata de un cruce de Hash Plant x NL1, su olor recuerda al hachís y su efecto suele ser muy narcótico, lo mejor es que al ser una indica con todas las de la ley sus niveles de THC no suelen ser tan altos como las genéticas anteriores, rondan del 12 al 14% pero en CBD se ha llegado al

0,90%, con esto logramos que el high no sea tan fuerte, muy recomendada para aquellas personas que no estén acostumbradas a consumir cannabis.

No la recomiendo para el día a día, más bien una o dos veces por semana. Al final de la semana nos sentiremos más lentos de los normal debido a los niveles de CBD.

White Rhino

White-Rhino-Flowering

Un híbrido de White Widow x Afgani, teniendo estos padres uno se imagina como será la hija. Presenta una predominancia indica, con niveles de THC del 10 al 12% y de CBD llegamos al 1.6%.

Su potencial medicinal es innegable, ideal para migrañas, dolor crónico, falta de apetito, náuseas, ansiedad y depresión.

Bubba Kush

bubba kush

Y no por último pero no menos importante, la Bubba Kush, un híbrido con predominancia indica (90%), se trata de un cruce de OG Kush x West Coast Dog x Old World Kush

Alcanza niveles de THC de hasta el 19% y unos niveles de CBD del 0,30%. Recomendable para dolor crónico, insomnio, migraña, ansiedad y falta de apetito.

Y tú qué opinas ¿Crees que el cannabis puede ser efectivo para enfermedades de trastornos alimentarios como la anorexia o la obesidad?