Las cosechas de cannabis son una tendencia muy marcada en aquellos países donde sus cultivos son legales siempre y cuando no sean con fines fraudulentos enfocados en tráfico o ventas a terceros, así pues, desde hace varios años Europa se ha incorporado a la movida con el levantamiento de diferentes bancos de semillas para cultivadores novatos, aficionados o coleccionistas del cannabis que buscan preservar las características genéticas de la codiciada planta. En España, abundan los expertos en la materia, incluso, las semillas pueden ser adquiridas en tiendas físicas o a través de la web donde se puede echar un vistazo a las variedades de semillas feminizadas en línea, autoflorecientes, regulares o de cualquier otra especie permitida.

Origen de las semillas feminizadas

Las semillas de cannabis feminizadas son el resultado del trabajo de cultivadores expertos para potenciar y mejorar la cantidad de plantas en sus cultivos. Fueron creadas con la intención de manipular a la planta hembra con el único fin de que produzca solo plantas femeninas ya que ofrecen mayor porcentaje de Tetrahidrocannabinol o THC, principal cannabinoide que da lugar a efectos psicoactivos. Dado que las plantas macho contienen muy poco THC, los cultivadores debían cortas las plantas para evitar que polinizaran el resto de plantas hembras con la probabilidad de seguir obteniendo plantas masculinas, esto se traducía en pérdida de tiempo, espacio e inversión.

Finalmente, en el año 1998 se descubrió la técnica para crear un híbrido que resultó del cruce entre semillas old school y algunas variedades de la especie Cannabis Ruderalis; logrando así que las semillas feminizadas que provengan de Ruderalis puedan producir mayor porcentaje de plantas femeninas, esta información genética se mantiene, permitiendo que las plantas que nacen de semillas feminizadas, permitan el nacimiento de plantas femeninas con la misma probabilidad que su antecesora.

Cultivos de semillas feminizadas: indoor – outdoor

Los cultivos de este tipo de semillas pueden prolongarse por 2 o 3 meses y su germinación es dependiente del fotoperiodo donde la iluminación puede ser natural para los cultivos outdoor o artificial en el caso de los cultivos de interior. Antes de conocer más detalles de estos cultivos, es preciso mencionar que las semillas feminizadas son manipuladas mayormente por cultivadores de experiencia, en el caso de los novatos o principiantes, lo mejor será iniciar con las semillas autoflorecientes. Para cultivos indoor, se puede disponer de un espacio exclusivo para la actividad como una habitación, por ejemplo siempre y cuando disponga de entrada y salida de aire y luz, conexiones de agua y oscuridad total para cumplir con el fotoperíodo; los armarios especiales para cultivos son otra alternativa, estos vienen en diversas dimensiones y diseñados para que se cumpla el fotoperíodo sin contratiempos.

Como ya se mencionó, la germinación de estas semillas está muy influenciada por la acción de la luz/oscuridad y este régimen es aplicado según el estadío de de evolución de la planta, así que, la fase de crecimiento debe ser sometida a un fotoperíodo de 18/6; luego de un crecimiento adecuado, se puede motivar la floración modificando el régimen a 12/12. Ahora bien, los cultivos outdoor son totalmente dependientes de las estaciones del año, tomando en cuenta que la mejor época de cultivo sería en temporada de primavera para lograr obtener una cosecha de calidad en el otoño, antes de que el frío destruya las plantas. Para este tipo de cultivos se debe procurar contar con espacio donde la calidad de agua, luz y oscuridad sean las más apropiadas para disfrutar de una óptima cosecha. En líneas generales, ambos tipos de cultivos son propensos a sufrir daños si sus regímenes de crecimiento son manipulados o alterados abruptamente, esta es unas de las desventajas con respecto a las semillas autoflorecientes.

Posición de España ante las semillas feminizadas

En España, el tema de los cultivos de semillas feminizadas parece gozar de dominio público según lo reseñan los principales sitios web, además, todo ciudadano mayor de 18 años de edad puede comprar y vender semillas de cannabis feminizadas sin ser penado por la ley, lo que sí goza de prohibición son los cultivos de marihuana dado su alto valor en THC que ha sido vetada por ser una sustancia psicoactiva y que pudiera dar pie a tráfico ilegal de estupefacientes.

Los aficionados a las colecciones de semillas de cannabis compran sus especies con libertad, pues serán destinada a la preservación genética de la especie y no a la venta ilícita

Si de compras se trata, los grow shops son las tiendas físicas especializadas en venta de productos destinados al cultivo de cannabis, así como de brindar asesoría a los coleccionistas, de igual forma es factible realizar compras en línea a través de diferentes portales, uno de los más destacados en España y Europa es Sensoryseeds, un banco de semillas online diseñado exclusivamente para los fanáticos de la colección de estas especies bajo estrictos parámetros de discreción y confidencialidad.

Sobre El Autor

Wake N' Bake